¿Qué creemos?

El evangelio

El evangelio es el “poder de Dios para la salvación de todo el que cree” (Ro 1:16). Este mensaje dice “que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Co 15:3-4). Y que “si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo” (Ro 10:8-9). Entender este mensaje no es solamente crucial y fundamental para poder ser salvo (evangelismo), sino que este mismo mensaje es esencial para la exaltación de Dios y la edificación de la iglesia. El evangelio es el mensaje más importante del mundo. Mediante el arrepentimiento y fe en el evangelio, el pecador se convierte en hijo de Dios, y es por eso que todo lo que hacemos en La Fuente está centrado en el evangelio.

La soberanía de Dios

La Fuente abraza con entusiasmo las doctrinas de la gracia, o lo que comúnmente se describe como “teología reformada”. Estas doctrinas se encuentran claramente en la Biblia y se resumen con el acrónimo en inglés TULIP: Total depravity (Depravación total). Unconditional election (Elección incondicional). Limited atonement (Expiación limitada). Irresistible grace (Gracia irresistible). Perseverance of the saints (Perseverancia de los santos). Vale recalcar que, debido a que la soberanía de Dios tiene el lugar primordial en la salvación del pecador, estas doctrinas llevan al cristiano a ser humilde. 

Iglesia

El Nuevo Testamento enfatiza la importancia y centralidad de iglesias locales (asambleas locales) para la edificación de cada creyente (He 10:24-15). En ese mismo versículo, el autor de Hebreos exhorta a cada creyente a no dejar de congregarse por ese motivo. Un poco más adelante, Hebreos 13:7, 17 enseña que cada creyente debe estar bajo la protección y cuidado de líderes piadosos de una iglesia local. Dios estableció a la iglesia local como el medio principal para Su misión en la tierra (Ef 3:10). La iglesia forma parte importante, no solo en la edificación de los creyentes, sino en buscar ovejas perdidas y restituirlas al redil. Mateo 18 provee el proceso de disciplina eclesiástica, con el propósito de restitución y protección de la iglesia.

Liderazgo

Jesús es la cabeza de la iglesia y provee personas para liderarla bajo Su autoridad. En el Nuevo Testamento vemos que el modelo bíblico para el liderazgo de la iglesia tiene una pluralidad de pastores (también llamados ancianos). Cada uno de los pastores tiene que reunir los requisitos bíblicos (Hch 20:17-35; 1 Tim 3:1-7; Tit 1:5-9; 1 Pe 5:1-3). Los ancianos son identificados por la congregación, cuidadosamente examinados por los ancianos existentes, y después instalados/ordenados por decisión unánime de los mismos. Los pastores proveen liderazgo, enseñanza y guía para la iglesia. Ellos toman decisiones, buscando la voluntad de Dios, y rinden cuentas delante de Dios por su liderazgo. Además, supervisan todos los ministerios de la iglesia y nombran a hombres y mujeres piadosos como diáconos o diaconisas, para ayudar a cubrir las necesidades de la iglesia. 

Las 5 Solas

La Fuente promueve y afirma los cinco puntos fundamentales de la Reforma Protestante. Estos puntos incluyen:

  • Sola Scriptura: La Biblia es la única revelación divina escrita y solo esta puede obligar a la conciencia del creyente absolutamente.
  • Sola Fide: La justificación es por la fe solamente. El mérito de Cristo, que nos es imputado por la fe, es la única razón por la que Dios nos acepta, por el cual nuestros pecados son perdonados, e imputados a Cristo.
  • Solus Christus: Cristo es el único mediador, a través de cuya obra somos redimidos.
  • Sola Gratia: Nuestra salvación descansa exclusivamente sobre la obra de la gracia de Dios por nosotros.
  • Soli Deo Gloria: Solo a Dios pertenece la gloria.

Complementarianismo

La Fuente está comprometida a la igualdad espiritual y moral del hombre y la mujer, siguiendo los roles bíblicos que Dios ha determinado desde la creación.(Gen 1:26-27) La Trinidad demuestra que puede haber igualdad pese a tener roles distintos. De manera similar, Dios llama al hombre a liderar en la iglesia y en el hogar, modelando la actitud de Cristo. Prácticamente, La Fuente se somete al modelo Bíblico de 1 Ti 2:12, en el cual solo los hombres pueden dirigir la iglesia con el rol de pastores.

Espíritu Santo

El rol del Espíritu Santo (la tercera persona de la Trinidad) es glorificar a Cristo. Además, tiene un papel crucial en la salvación (traer convicción) y en la edificación de los creyentes. La Fuente está comprometida a tener un entendimiento robusto de la obra del Espíritu Santo en la vida del creyente y en su rol de edificar a la iglesia. Este entendimiento busca, además, proteger a la congregación de los frecuentes abusos del rol del Espíritu Santo en la iglesia actual. 

Últimos sermones

Predicamos la Palabra de Dios